Es importante clarificar que el tiempo que cada uno necesite para conocerse a sí mismo es muy relativo a cómo está la persona, su predisposición a trabajar en su desarrollo personal y según la problemática que presente y cuanto tiempo lleve con ella. Para mi, el proceso de desarrollo completo podría llevar dos años aproximadamente, pero bajo mi práctica como psicóloga el tiempo siempre lo marca la persona que viene. Es lo que tiene más sentido. Pensar que cada uno podrá responsabilizarse de cuánto tiempo necesita o quiere hacer terapia. Uno de los momentos cruciales de la terapia

es la sensación de no saber quién eres, cuando el paciente siente que lo conocido ya no le sirve y aún no conoce esa nueva versión de sí mismo. De ahí la importancia de darse el tiempo necesario para hacer todo el camino. Si habláramos de etapas serían las siguientes:

🌱Creación del VÍNCULO terapéutico.

Es necesario conocer a tu terapeuta, crear una base de confianza e intimidad para que sientas que es un lugar seguro dónde abrir tus sentimientos.

🌱Deconstrucción de EGO. (roles que hemos utilizado; hábitos; normas internas; creencias)

🌱CAOS. Vacío fértil. Momento difícil del proceso dónde la persona siente un vacío por dejar atrás cosas de él mismo que ya no le sirven pero aún no sabe quién quiere ser.

🌱Construcción del nuevo yo. No significa que cambiemos todo aquello que éramos, significa que podemos escoger quién queremos ser, y así quedarnos con las partes de nosotros que nos gustan y poder gestionar o modificar aquellas que nos hacían sufrir.

🌱Integración de mi “nuevo yo” en el entorno. Poner en práctica todo aquello que hemos decidió ser y responsabilizarnos de nuestras decisiones así cómo del impacto que esto tenga en las personas de nuestro alrededor que estaban a acostumbradas a nuestra antigua forma de funcionar.